Empezamos el año con una pandemia de por medio. La forma de hacer negocios y trabajar cambió en un giro de 180 grados. Y es que si bien muchas empresas, principalmente las grandes y los corporativos, ya tenían como concepto bien probado la movilidad remota de sus colaboradores y el home office, para mas del 90% de empresas restantes tenían poca o nula experiencia sobre el tema y tuvieron que abastecerse de un momento a otro de dispositivos que les permitieran trabajar desde casa y seguir con sus operaciones en la medida de lo posible.

Diademas, altavoces, software de videoconferencia se convirtieron en herramientas valiosas para seguir hablando y compartiendo información con clientes y proveedores pero no sabemos si esta imprevista nueva forma de colaborar será mas que una excepción en una regla en el largo plazo. Ante este panorama por demás que incierto, los equipos de ingenieros y responsables de la infraestructura de negocios deben comenzar a evaluar plataformas y tecnologías que permitan la continuidad del negocio y con ello iniciar un proceso de evangelización entre la planilla laboral. Nosotros creemos que uno de los grandes ganadores de esta compleja época e incluso para la era postCovid será a nuestro criterio la tecnología de virtualización. Si te preguntas porqué te invitamos a que sigas leyendo y encontrarás la razón.

¿Por qué la virtualizar?

La razón preponderante de porque las empresas deben voltear a la tecnología de virtualización se resume en una palabra: costos. ¿Cuánto cuesta adquirir equipos de cómputo? ¿cuánto cuesta mantenerlos? ¿Cuánto cuestan las licencias de productividad? ¿Cuánto cuestan las licencias de seguridad y protección a amenazas de virus? ¿En cuánto tiempo se deprecia el valor de activos y que tanto es posible recuperar en beneficio del negocio? No es un problema técnico al momento de evaluar la virtualización sino es mas bien un tema financiero y lo que nos ofrece esta tecnología se traduce en ahorros. Y es que en la era postCovid todas las empresas sin importar su tamaño van a querer a ahorrar para así garantizar su continuidad en los negocios, sea del sector que sea, en el corto y mediano plazos. 

¿Qué tecnología comenzar a considerar?

Como bien comentamos en una publicación previa en que hablamos sobre la virtualización y su integración a nuevas y asequibles tecnologías, y que puedes encontrar aquí, fieles a nuestra filosofía de negocio de impulsar tecnologías abiertas, pensar hoy, en pleno siglo XXI, en otras plataformas como las propietarias es a nuestro criterio un literal suicidio tecnológico por el costo de mantenimiento que representan. Muchas empresas pero principalmente muchos ingenieros desconocen el potencial que nos ofrece Linux en los negocios tanto a nivel de servidores como a nivel de cómputo. Es entendible que haya dudas y mas si la infraestructura de negocio de una organización esta basada enteramente en Windows o Windows Server pero hay muchos pros en favor que no pueden pasar por alto, que se deben evaluar y conocer, por ejemplo:

  • Costo de licencias: cero.
  • Costo de Sistemas operativos: cero
  • Comunidad de desarrolladores: creciendo día a día -de hecho cada empresa debería abrir una pequeña área de desarrollo, un tema que dejaremos para otra ocasión-.
  • Seguridad: cero costo en licenciamiento antivirus -no confundir ni evitar contar con firewall para la seguridad de la red perimetral, son dos temas de seguridad 100% diferentes- 
  • Archivos ejecutables en ambiente Windows: hoy muchos programas ya tienen compatibilidad con Linux; sin embargo, nuestra plataforma de virtualización permite integrar software de Microsoft si la necesidad de trabajar en este ambiente aun lo exige. 

Infografia sobre nuestra plataforma de virtualización

Conoce algunas de las bondades y características de nuestra plataforma basada en Linux en alianza con el fabricante español QVD. 

Tus comentarios, preguntas, dudas y observaciones son siempre bienvenidas.